Il sito di Attilio Folliero
29/09/06 Puglia
martes, 06 abril 2010 23:12
Escritos en Español
Español
Articoli di Attilio Folliero sul Venezuela
Venezuela 
Búsqueda personalizada
Principal Arriba 10/03/06 Iran 14/03/06 Censurato 21/04/06 Italia 01/05/06 Caracas 19/05/06 Colombia 01/06/06 Opep 04/06/06 Alan Garcia 20/06/06 Israele 23/06/06 Mundial 26/06/06 Españoles 27/06/06 A Livella 12/08/06 Chavez 12/08/06 Cuba 12/08/06 Encuesta 14/08/06 Montesacro 17/09/06 Fiesta Chile 18/09/06 Transporte 20/09/06 Logros 29/09/06 Puglia 14/10/06 A Prodi 23/10/06 La Stampa 23/10/06 Venezuela 25/10/06 ONU 29/10/06 Oaxaca 13/11/06 Alan Woods 14/11/06 Orinoquia 15/11/06 Hernandez 20/11/06 Misiones 22/11/06 Encuesta 27/11/06 Castiglia 29/11/06 Venirauto 30/11/06 Elezioni 10/12/06 Diario Vea 16/12/06 PSUV 18/12/06 Time 19/12/06 Vive Tv 20/12/06 Polo 21/12/06 Allende 21/12/06 Conciencia
Dal 15/10/2006
Google Analytics
Page Rank Check
 
Principal
Arriba
Los nuevos esclavos en Italia

Este fue uno de los artículos de Attilio Folliero mas reproducido en la web. Entre otros sitios, fue publicado en:

bullet

04/10/2006 Aporrea

bullet

06/10/2006 Indymedia

bullet

23/10/2006 Bellaciao

bullet

31/10/2006 Rebelión

bullet

31/01/2007 La Patria Grande

Attilio Folliero, Caracas 29/09/2006

La provincia de Foggia, situada al Sur de Italia es una zona agrícola; entre sus principales productos destacan  las olivas, el trigo, el perejil, el melón, la patilla, la uva y principalmente el tomate (conocido en la zona como el oro rojo).

La recolección de estos productos representaba en un tiempo el empleo de gran cantidad de mano de obra, tanto de hombres y de mujeres que trabajaban muy fuerte en condiciones climáticas muy extremas, en verano cuando el sol llega hasta los 40 grados  (la campaña del tomate) o en otoño cuando el frío esta en un nivel mas bajo (la campaña de las olivas). 

Hoy gracias a la tecnología, estos trabajos, ya no necesitan de emplear mucha mano de obra porque las maquinas han progresivamente remplazado el trabajo del hombre.

Sin embargo, algo muy diferente pasa con el tomate, ya que los grandes productores y terratenientes prefieren emplear la fuerza de trabajo para recogerlo en vez de utilizar la tecnología.  En realidad más que fuerza de trabajo de hombres y mujeres se trata de esclavos, porque ese es el nuevo mecanismo que se viene utilizando y que le proporciona los mayores beneficios a los productores terratenientes.

Para explicar la situación de explotación del ser humano en este contexto capitalista  brevemente hablaremos de la Reforma Agraria, hay que recordar que esta se enmarco en un ámbito de gran demagogia y el primer demagogo fue el jefe del gobierno italiano Antonio Salandra, nacido en Troia y criado en Lucera, ambas ciudades en la provincia de Foggia (no es una casualidad)  fue 1916, durante la primera guerra mundial que prometió distribuir tierra a los campesinos, pero después de la primera guerra mundial, no hubo ninguna reforma agraria y ningún latifundista fue expropiado de sus tierras, para entonces el fascismo y Mussolini intervinieron para detener cualquier intento de reforma agraria.

A partir de 1950 se intenta dar un inicio a lo que puede llamarse “Reforma agraria” a través de la distribución de medio millón de hectáreas de tierras ociosas a 100.00 campesinos. De hecho fue una reforma muy blanda porque el gobierno de entonces de De Gasperi, encontró una gran oposición por parte de los grandes terratenientes y oligarcas que tenían sus pactos con el Parlamento italiano de entonces.

Pero debemos señalar que en el sistema capitalista con toda la experiencia en cuanto a reformas agrarias tanto en Italia como en el resto mundo el latifundio se vuelve a constituir nuevamente sencillamente porque cuando la tierra pasa a los pequeños agricultores con el predominio y poder de los grandes terratenientes aunado a esto la caída de los precios de los productos, el pequeño agricultor prácticamente se va a la ruina, capaz de sobrevivir solo gracias a la ayuda económica del Estado.

Precisamente esto sucede en Italia y en toda Europa, los pequeños agricultores han sobrevivido solo gracias a la ayuda económica del Estado y de la Comunidad Europea ( hoy Unión Europea) quien recibe el dinero de cada Estado miembro y establece un equilibrio para que se produzca un desarrollo armónico entre las diferentes regiones. En el caso de la agricultura, se otorga una ayuda directa para algunos productos a fin de compensar el precio del producto y así lograr su subsistencia.

La Comunidad Europea tiene por finalidad el desarrollo armónico de todas las regiones que componen sus países, es por eso que las regiones en desventajas son favorecidas con ayuda económica, cuando ingresan otros países la media del bienestar tiende a bajar por lo que la Unión Europea se concentra en ayudar a las nuevas regiones dejando de apoyar las regiones antes objeto de ayuda, un ejemplo es el Sur de Italia, particularmente la provincia que venimos analizando. 

Esta trae como consecuencia que los pequeños campesinos que sobrevivían gracias a la ayuda de la Comunidad, se vean en impulsados a dejar los campos y vender o dejar abandonadas las tierras en busca de otros medios de supervivencia.

Es asi, como lo terratenientes terminan comprando todas estas pequeñas propiedades lo que ocasiona que al final se vuela a constituir el latifundio como modo explotación de la tierra. Esto esta pasando en Italia y en otros países de Europa.

Esto también trae como consecuencia una nueva esclavitud, ya que los campesinos que cultivaban sus tierras se ocupaban de recoger los productos, en particular el tomate,  conjuntamente con los miembros de su familia y algunos asalariados.

Con el fenómeno de la concentración, los grandes propietarios han encontrado la conveniencia que les reporta mayores beneficios el importar tanto legalmente como ilegalmente mano de obra mas barata proveniente de otros países y continentes

Para los grandes propietarios es mas conveniente y económico buscar mano de obras barata fuera de la Comunidad Europea, una fuerza de trabajo tan barata que es mas rentable para ello que invertir en maquinas.

A estos nuevos esclavos, se le llaman trabajadores extracomunitarios, es decir que vienen de países que están fuera de la Comunidad Europea.

Al final de los años ochenta se ha comenzado a ver en los campos italianos (y europeos) trabajadores de otros países que se han convertido en los únicos que hasta ahora trabajan la recolección de productos agrícola. Ningún italiano o de hecho, es algo muy raro trabajar en los campos de Italia, sobre todo en la temporada del tomate.

Quien suscribe, nacido y vivido gran parte de su vida en esta región de Italia, la provincia de Foggia, conoce bien esta realidad. Nunca tuve la necesidad de ir a recoger el tomate pero reconozco que es un trabajo duro, muy duro, inimaginable para quien nunca ha vivido esta experiencia, por las condiciones climáticas extremas del verano y en una posición de permanencia agachada. Generalmente el trabajo comienza a las 4.30/5.00 de la mañana, es decir cuando sale el sol y se trabaja hasta las 10.00/11.00 a.m.; porque el sol es tan fuerte que no se puede continuar la labor.

Durante el año 1986, mi hermano tuvo una experiencia directa cuando realizo esta ardua y difícil labor, hace exactamente veinte años, pero entonces la situación era muy diferente a la de hoy ya que los trabajadores eran casi todos italianos del lugar, y sobre todos se empleaban mujeres, era raro para entonces ver trabajadores de otros países, aun ya se comenzaba a gestar este fenómeno.

El pago a la contraprestación de este servicio era de 10.000 liras para cada “cassone”, (una caja grande donde se almacena el tomate) recogido y de una medida estándar para calcular el sueldo del trabajador. Algunos propietarios más conscientes llegaban a pagar hasta 12.000 liras.

Once años después, en el año 1997, los grandes terratenientes ya habían descubierto la manera de ahorrar el pago por este trabajo, importaban mano de obra desde los países mas pobres, de manera legal e ilegal, ya que estos seres humanos necesitados de una forma de vida que les permita subsistir se convierte fácilmente en verdaderos esclavos; con la amenaza explicita o implícita, de denunciar su estado de ilegalidad se les obliga a trabar hasta 12 horas diarias y mas; se les obliga a vivir directamente en el lugar del trabajo y se les pagan sueldos miserables, si es que se les puede llamar sueldos.

En el 1997, el pago por la prestación de llenar un “cassone” había bajado a 8.500 liras, mucho menos que 11 años atrás. Todavía se veían italianos, hombres y mujeres trabajar en este sector.

Hoy, los terratenientes italianos de la provincia de Foggia, la zona italiana de la más alta concentración de producción de tomate, emplean exclusivamente esclavos.

Ya no se le pueden llamar trabajadores: se les obligan a trabajar desde que sale el sol hasta que se va y a veces también mas allá, bajo la luz de potente lámparas y se le paga un sueldo que es de tan solo 3 euro por cada “cassone”, que traducido en liras, significan menos de 6.000 liras. En valor absoluto la mitad de lo que pagaban veinte años atrás.

De hecho, en 20 años el costo de la vida en Italia ha subido 5 veces, y por lo tanto el valor real de estos trabajos es solamente la décima parte de hace veinte años atrás. Parece un hecho de los inicios de la sociedad industrializada y es una realidad en el corazón de la rica Europa de hoy.

Si Usted va a Italia en la temporada señalada observara que en la estación de ferrocarril de Foggia, la capital de la agricultura del sur Italia, o en las plazas de algunas iglesias, como la de Segezia a 10 kilómetros de Foggia, a los que trabajan la tierra, estos son los refugios para estos hombres, para estos nuevos esclavos, allí duermen en colchonetas, o sobre cartones en el suelo, una situación muy deprimente y triste a la vista de todos, en un país desarrollado, globalizado, del G-8.

Todos saben y siempre han sabido, que este fenómeno estaba a la vista de los que gobiernan, a nivel local y nacional, los periodistas, los sindicatos, la iglesia, la gente. Nadie tenía el coraje de decir nada y de enfrentarse a estos esclavistas que son los terratenientes. Todo este drama se vivía bajo los ojos de todos en el más hipócrita y absoluto silencio, hasta este verano, que un periódico ha “denunciado” este hecho.

Claramente me siento satisfecho que esta penosa, triste y dolorosa situación a la que se somete al ser humano haya salido a la luz publica de los grandes medios italianos e internacionales, pero hay que decir la verdad del porque hoy se ha llegado a “denunciar” el fenómeno.

Es el caso que el periódico L’Espresso,  que ha denunciado el hecho es propiedad del Grupo Berlusconi y ha escrito sobre estos nuevos esclavos porque su amo (Berlusconi) ya no esta en el gobierno (desde abril 2006) y utilizan esta forma de denuncia para atacar el gobernador de la Región Puglia, donde se concentra el problema.

Nichi Vendola, el actual gobernador de la región Puglia, es el único gobernador de izquierda, o presuntamente de izquierda, perteneciente al Partido de la Refundación Comunista, en el cargo desde hace apenas un año, y es la forma de atacar del capitalismo a todo aquello que se acerque, asemeje o parezca comunismo o socialismo.

Esta es la razón, la hipocresía y farsa de los medios italianos burgueses que denuncian la sumisión, explotación y degradación del ser humano a la luz de todos solo por razones políticas.

Ahora esperemos que estos nuevos esclavos, noticias mediática de este verano italiano que acaba de concluir, no vuelvan a caer en el olvido o no sean utilizados por los poderosos medios italianos para intereses políticos.

Por Attilio Folliero, Politólogo italiano residente actualmente a Caracas. Articulo escrito en septiembre 2006 en respuesta a las denuncias realizada en los diarios arriba mencionados. Fue publicado en varios espacio, entre los cuales Aporrea y Rebellion 

feed
OK notizie
Folliero su Tecnocotizie
Add to Google Reader or Homepage
http://www.wikio.it
twitterSlidefacebookVideo in Daily Motion
folliero.it
Dal 26/01/2001
Nel sito gli scritti, gli articoli, le poesie, i racconti, di Attilio Folliero e Cecilia Laya, ma anche i principali eventi della propria vita. Spazio anche alle famiglie ed alle città di origine, Lucera, in Italia e Caracas, in Venezuela.
Articoli di Attilio Folliero sul Venezuela
Dal 2001 il Venezuela negli articoli di Attilio Folliero e Cecilia Laya
Galeria fotografica
Matrimonio Attilio Folliero e Cecilia Laya Lucera, 10/09/2004

selvas blog

Siti amici
Se hai un sito/Blog e vuoi intercambiare il link, contattaci


Sitios Amigos
Si tienes
un Sitio o Blog y quieres intercambiar el enlace, contáctanos
Questo sito non rappresenta una testata giornalistica e viene aggiornato senza alcuna periodicità, esclusivamente sulla base della disponibilità di materiale prodotto da Attilio Folliero e Cecilia Laya. Pertanto, non può considerarsi prodotto editoriale sottoposto alla disciplina di cui all'art. 1, comma III della legge n. 62 del 07.03.2001 e leggi successive.
Articoli, poesie e racconti contenuti in questo sito sono Copyleft
E' permessa liberamente la loro riproduzione, citando autori e link. Comunicateci se riprendente un nostro scritto ed inseriremo il link al vostro sito/blog nella nostra pagina dei siti amici.
Eventuali loghi e marchi proposti in questo sito sono di proprietà dei rispettivi proprietari. Generalemente le immagini proposte sono di nostra proprietà o tratte dalla rete. Se stiamo utilizzando
immagini di proprietà, ovviamente inconsapevolemente,  comunicatecelo e provvederemo ad eliminarle immediatamente.